Negocios de ciencia ficción: una empresa que ofrece “vida eterna”

0

Dos enormes contenedores almacenan a más de una docena de personas de distintas nacionalidades, criogenizadas, en un galpón del pueblo de Sergiyev Posad, próximo a Moscú.

La criogenización nació como un sueño de ricos y poderosos, aunque esta tendencia está comenzando naturalmente a cambiar. Hoy, una compañía rusa ofrece esta alternativa de “vida eterna” a un público general.

Danila Medvedev, hijo de un científico y aficionado a la literatura de ciencia ficción, fundó la empresa KrioRus, que desde hace diez años ofrece a sus clientes la posibilidad de ser criogenizados, tras la muerte, para esperar los futuros avances científicos que permitan revivir a los difuntos.

La clave, según confiesa el empresario, es congelar a una persona prácticamente en el mismo instante en que su deceso es confirmado. Si el cuerpo logra ser mantenido a -196 grados, entonces se conservará intacto hasta tanto la tecnología permita revivirlo.

KrioRus brinda dos posibilidades de tratamiento: por un lado, la opción de preservar todo el cuerpo, que eligieron 24 clientes, hoy almacenados dentro de dos tanques de hidrógeno líquido; por el otro, algo muchísimo más económico, la opción de conservar sólo la cabeza, o el cerebro.

En tres décadas, la posibilidad de “resucitar”

Según una empresa australiana, de aquí a los próximos 30, la tecnología de la que ya dispone hará posible resucitar a personas fallecidas.

Se trata de la compañía de inteligencia artificial Humai, de capitales australianos y con sede en Los Ángeles, que presentó un ambicioso plan para revivir a los muertos. Su fundador, Josh Bocanegra, estima que el primer ser humano podría ser resucitado en unos 30 años. Entre otras tecnologías, la empresa planea utilizar ingeniería criónica para conservar el cerebro en buen estado, tras su muerte, de modo que pueda ser reinsertado en un cuerpo artificial, tan pronto los adelantos científicos lo permitan.

Según precisó Bocanegra, “primero, tenemos planificado recoger datos sobre nuestros miembros durante su vida mediante varios programas que estamos desarrollando”, haciendo referencia a la aplicación ‘Soul’ (‘Alma’), entre otras, diseñada para emular el tono de voz y características personales de una persona. “Después de la muerte, el siguiente paso sería congelar el cerebro mediante la tecnología criónica hasta que la tecnología evolucione bastante para implantar el cerebro en un cuerpo artificial. Las funciones del cuerpo artificial serán controladas con el pensamiento mediante la medición de las ondas cerebrales. A medida que el cerebro envejezca, utilizaremos nanotecnología para reparar y mejorar las células. También, nos ayudará la tecnología de clonación”, añadió.

Fuente: Página web de History Channel

 

DEJA UNA RESPUESTA